Acopio. Mercado Arte

“La Dama de Azul” de Picasso. Historia de un cuadro y su “extraña” adquisición

A pocos días del inicio de una nueva edición del Máster de Museología y Museos de UAH y Liceus, queremos presentaros la Asignatura del Modulo 2 Funciones Museológicas “El Acopio y las formas de Adquisición de Bienes Culturales en Museos” a través de un caso de estudio que trataremos entre los contenidos del temario.

Os proponemos descubrir en qué consiste la usucapión a través de la célebre historia del cuadro “La Dama de Azul” de Pablo Picasso.  El objetivo principal será conocer la evolución y rasgos de las formas de acopio y adquisición de colecciones en los museos, a través de la “historia de los objetos”, de la “historia personal” de las colecciones…. ¿Preparados?…. Vamos a  conocer la historia de cómo un pintor olvidó su obra en una exposición y cómo el cuadro llegó a un museo

Dama en Azul. Pablo Picasso. 1901. MNCARS

La etapa madrileña de Picasso

Una mañana de enero de 1901, nuestro protagonista, un joven Picasso, regresa por segunda vez a Madrid, tras su paso por París y Barcelona, ciudades que le habían inspirado. Mantenía en la retina las influencias de la vida bohemia parisina y de los artistas postimpresionistas como Toulouse Lautrec  del fin de siècle parisino.

Retrato de Picasso a los veinte años en Paris

En este Madrid, iniciará los primeros pasos de su Etapa Azul (1901-1904), en la cual ese intenso color será el predominante en su universo artístico, melancólico y apenado, y en el cual el reflujo parisino es un tema recurrente, como refleja la representación de sus mujeres, con un gran acercamiento psicológico y expresivo.

Así nos lo relata Pio Baroja en sus Memorias su breve estancia en Madrid: “Pablo Picasso, cuando estuvo en Madrid, había tomado un estudio en la calle de Zurbano, y se dedicaba a pintar de memoria figuras de mujeres de aire parisiense, con la boca redonda y roja como una oblea. Picasso era tipo de mirada aguda, con una sonrisa irónica y burlona

Fotografía del Joven Picasso a los veinte años

 Entre los lugares emblemáticos que Madrid conserva sobre la breve estancia del pintor, destaca el edificio que le sirvió de casa en pleno centro de Madrid, desde octubre de 1897 hasta junio de 1898: la Calle San Miguel Mártir, nº 5. Del taller de la calle Zurbano en el que se instaló en su segundo viaje, no se conserva el edificio en la actualidad.

Casa de Picasso en Calle San Miguel Mártir, nº 5 Madrid. Street View Google Maps

Murales conmemorativos del Centenario de Picasso en Calle San Miguel Mártir, Madrid, instalados el 25 de octubre de 1981 Fotografía: # FERNÁNDEZ en Panoramio

A pesar de su breve estancia, Picasso desarrolla una intensa actividad. Su colaboración con Pio Baroja y Miguel de Unamuno, le llevará a participar como pintor y dibujante en tres primeros números de la Revista “Arte Joven”, publicación que trataba de dar difusión a las tendencias modernistas, dentro del panorama clasicista imperante.

Revista Arte Joven (10 Marzo 1901). Ilustración de Pablo Picasso.
Tresors de la BC

La Exposición Nacional de Bellas Artes de 1901

En esta efervescencia cultural, debemos situar el primer paso de nuestra historia. Antes de su marcha definitiva a Paris, el artista presenta una obra a concurso. Una obra que marcará la transición hacia la influencia posimpresionista en la obra de Picasso.

Palacio de las Artes e Industrias de Madrid ca. 1900
Lugar de celebración de la Exposición General de Bellas Artes en 1901.

En la primavera de 1901, se convoca la Exposición Nacional de Bellas Artes, tipo de convocatoria artística típica del siglo XIX y que mantuvo su plena vigencia en la España de principios del s. XX, que pretendía el arte español de artistas vivos.

Vista del actual Museo Nacional de Ciencias Naturales, antiguo Palacio de las Artes e Industrias (Madrid)

En este certamen de 1901, el pintor Joaquín Sorolla sale consagrado de esta exposición, recibiendo la medalla de honor de 1901, según anuncia el Diario Las Provincias de Valencia.

La Triste Herencia fue uno de los cuadros presentados por Joaquin Sorolla en 1901.

Hoja de inscripción de “Una Figura” para la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1901. MECD, A.G.A. Caja 31/6842. (Pág.1) MNCARS en Flickr

Por el contrario, la obra presentada por Picasso, su “Mujer en Azul”, no tuvo mucho éxito, aunque sí obtiene una mención honorífica. El MNCARS ha recuperado la documentación original de la inscripción de Pablo Picasso en este concurso-exposición que nos permite conocer cómo se desarrollaba la organización y recepción de las obras en este certamen

Hoja de inscripción 2 de “Una Figura” para la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1901. MECD, A.G.A. Caja 31/6842 MNCARS en Flickr

Las bases de la Convocatoria de la Exposición General de Bellas Artes, nos permiten conocer más en profundidad cómo se organizaban este tipo de eventos artísticos (MECD, AGA, Caja 31/6842):

–  “La presentación de la obras en el Local de la Exposición se hará por el autor

–  “La recepción de la obra la realizará el personal de  del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes […] en el momento en el que pueda ser expuesta

–  Se indica “fechas de entrega de las obras y su horario de recepción”

–  “Los expositores (los artistas) podrán presentar un ilimitado número de obras en cada Sección

–  “Recibida la obra por el delegado del Ministerio, se entregará al autor un recibo talonario numerado y una cédula electoral para aquellos que hayan obtenido medalla o mención honorífica en algún Certamen”.

El acopio en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes

Estas Exposiciones Generales de Bellas Artes se configuraban al servicio de la difusión de un programa y escaparate ideológico. La actual modalidad de acopio mediante “concurso”, es la fórmula por la cual un museo o institución convoca un concurso para adquirir obra de artistas vivos. En este caso, las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes se configuraban como destacados eventos artísticos que mostraban lo más novedoso de la producción de artistas vivos, siguiendo la línea de las grandes exposiciones y ferias internacionales decimononicas. Sí se establecían como espacios en los que se posibilitaba la compraventa de las obras, en apoyo del naciente coleccionismo y mercado del arte. De ahí que entre los requisitos de inscripción, el autor tuviera que poner precio a la obra si  estaba interesado en su venta. Picasso en su caso, no cumplimentará este apartado.

Por ello no podemos establecer que la principal finalidad específica de estos certámenes fuera convertirse en formas de acopio para el Estado con las que nutrir sus colecciones, aunque si como espacios en los que posibilitar la compra-venta de las obras expuestas.

Esta carencia de afán por parte del Estado, se refleja en el desinterés mostrado hacia las obras por los organizadores del certamen, tras su conclusión. Así nos lo indican las bases de la celebración de este certamen artístico el Ministerio se desentendía de las obras tras la celebración del certamen. En la base nº 8, señala que: “los autores o representantes, previa la presentación de recibo, retirarán sus obras dentro de los quince días siguientes a la clausura de la Exposición. Cumplido este plazo, las obras que no se hubieran retirado, dejarán de estar bajo vigilancia del Ministerio”.

¿Qué ocurrió entonces con la Dama Azul?

Picasso, ante el resultado del certamen, decide no recuperar la obra y deja la “Dama Azul” abandonada en la sala de exposiciones. Según las bases que hemos visto, tras la finalización del certamen, las autoridades convocantes se desentenderían de las obras no recogidas…

Olvidada por su autor, “La Figura” nombre con el que inscribió Picasso su cuadro “Mujer en Azul”, iniciará una larga etapa de oscuridad, al ser enviada a los almacenes dependiente de Bellas Artes durante décadas. Esta obra pionera de una etapa fundamental en la producción de Picasso, permanecerá desconocida hasta que, a mediados de los años 50, Enrique Lafuente Ferrari, especialista en la obra de Picasso y director del Museo Nacional de Arte del s. XX MEAC, precedente del actual MNCARS, la re-descubra en los almacenes del Palacio de Velázquez.

Palacio Velázquez en el Retiro de Madrid.
Finales del siglo XIX

Palacio de Velázquez en el Retiro, lugar de “hallazgo” de la Dama en Azul

Enrique Lafuente señala: “Cuando la vi, su rostro apenas sobresalía del aparatoso vestido, mas no me sedujeron sus ropas, me atrajo la expresión sincera de su rostro; los trazos nobles de su silueta denotaban sencillez”….

Rescatamos  del mítico programa de RTVE “Mirar  un Cuadro”, emitido en los años 80, uno de los capítulos dedicado a la “Dama en Azul” de Picasso, en el cual Aureliano Torrente, ex-director del Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC)  nos presenta las principales claves de esta obra, junto a los numerosos comentarios y reflexiones de los visitantes.

Abrir Video “Mirar un cuadro: Dama en Azul”. RTVE (1988)

Una “extraña” forma de acopio: la usucapión

Pero he aquí el punto clave de este largo proceso de acopio, si el propio autor y  las autoridades de la época 1901, se desentendieron de la custodia del cuadro, ¿a quién pertenecía entonces el mismo? La clave como veremos está en una “extraña” figura de acopio que se puede dar en los museos, conocida como usucapión.

La usucapio según el Reglamento de Museos es una fórmula de adquisición a aplicar para aquellos bienes de los que se desconoce su título de propiedad y están depositados en la institución.

Así lo recoge el Disposición Transitoria Segunda. Reglamento de Museos 620/1987“Quedan asignados a la colección de los museos, los bienes cuyo depósito no esté acreditado documentalmente”.

A nivel legal, se da esta forma de adquisición de la propiedad de un bien, por la posesión continuada, a título de dueño, pública, pacífica, de buena fe y no interrumpida, si el propietario no ha reclamado la cosa durante un determinado periodo de tiempo. El dominio de los bienes muebles, como el cuadro que analizamos, prescribe por la posesión no interrumpida de tres años con buena fe o seis años sin ninguna otra condición.

Dado que en el momento de su re-descubrimiento en 1954, “La  Dama en Azul”, había prescrito su propiedad, se reconoció mediante una usucapio, su nueva titularidad por el Ministerio de Cultura, quién lo asignó a la Colección Estable del Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC) en 1974, pasando a engrosar la colección estable del mismo.

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid)

En 1988 fue reordenada y asignada definitivamente al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía MNCARS, donde se puede contemplar actualmente.

Picasso, puente entre dos museos y dos siglos

La obra de Picasso que atesora el MNCARS, de la que forma parte la Dama Azul, además es interesante por otro aspecto relacionado con las formas de acopio de bienes culturales en museos que estamos analizando.

Dentro de las fórmulas de adquisición e ingreso de bienes culturales en los museos, puede darse el caso que los titulares de las mismas decidan la reordenación de sus colecciones y las adscriban a varios centros. En los museos estatales, la Administración General del Estado, en concreto el Ministerio de Cultura, puede reordenar sus colecciones y adscribirlas a diferentes museos bajo su tutela. Éste fue el caso del reparto de obras desarrollado entre el Museo Nacional del Prado y el MNCARS. Según el Real Decreto 410/1995 de 17 de marzo sobre la Reordenación de Colecciones estables en el Museo Nacional del Prado y el MNCARS, se establecieron los criterios que separaban ambas colecciones. En general, toda la obra de los autores nacidos con anterioridad a 1881 pasaría a formar parte de la Colección Estable (CE) del Museo del Prado, mientras los autores los autores nacidos a partir de esta fecha lo serían de la CE del MNCARS.

Según este Real Decreto, el punto de inflexión escogido para esta separación, es la obra y trayectoria del propio Picasso, nacido en Málaga en 1881: “se ha optado por establecer como hito determinante de la asignación de obras a uno u otro museo la fecha del nacimiento de Pablo Picasso, cuya obra, por su reconocida genialidad y su trascendencia más allá de lo puramente estético, pueda servir para determinar el antes y después de la evolución artística en los dos últimos siglos” (Preámbulo R.D. 410/1995).

La “nueva”  Dama en Azul de Picasso

En 2012 fue objeto de una intensa restauración por el Equipo de Restauradores del MNCARS, que han devuelto a la “Dama Azul” toda su intensidad  y vitalidad.

Video sobre la Restauracion Dama Azul. ELPaís 2012

“Una mujer llamada azul”: El País 03/01/2012 (aquí)

Consulta  en profundidad el Proceso de Restauración por MNCARS (aquí)

Imagen radiográfica de Dama Azul. MNCARS.

Conclusiones

Este emblemático cuadro, la “Dama en Azul” ha vivido una vertiginosa historia desde su creación en 1901, digna del argumento de una película, al hilo de films como el Violín Rojo de François Girard (1998). El largo periplo vital de esta “Dama” nos ha permitido indagar en algunos de los mecanismos de acopio y adquisición realizados en los museos, y las implicaciones que conllevan. Tras cada cuadro o bien cultural en un museo, se esconde una singular historia, que es fundamental rastrear y conocer para asegurar su conservación y evitar “injustos” olvidos en nuestro Patrimonio Cultural, como el que durante mucho tiempo sufrió “La Dama en Azul”.

Gracias en inicio del azar y posteriormente a la labor de los profesionales de los museos e investigadores, pudo ser rescatada del olvido, siendo hoy una de las obras clave para comprender la obra del Picasso de principios del s. XX, un paso previo a su consolidación artística durante su etapa parisina. De ahí, que el cuadro pintado por este pintor malagueño  esté firmado con su antigua firma “P. Ruiz Picasso”, y sea ésta la última de sus obras en la que así aparezca. A partir de su regreso a Paris en mayo de 1901,  simplemente sería ya “Picasso”.

Sara Pernas García

Coordinadora y Profesora del Modulo 2.1 “Acopio y Formas de adquisición de Bienes Culturales”

Máster en Museología y Museos UAH-CIDEIH Liceus

Referencias consultadas:

BAROJA, Pío (2006): Desde la última vuelta del camino. Ed. Tusquets.

BRIHUEGA, J  (1981): Las vanguardias artísticas en España (1909-1936)- Ed. Itsmo.

BREMON RUIZ, M. Y PERNAS GARCÍA, S. (2013): “Formas de ingreso y adquisición de bienes culturales: de objetos culturales a fondos museográficos” en Máster en Museología y Museos Universidad Alcalá– CIDEIH Liceus.

GUTIÉRREZ BURÓN, Jesús: Exposiciones Nacionales de Bellas Artes del siglo XX, en Enciclopedia Madrid S.XX

LAFUENTE FERRARI, E. (1987): Breve historia de la pintura española. Ed. Akal.

ESTEBAN LEAL, P (2013): Mujer en Azul. Pablo Picasso. MNCARS (Aquí).

Δ

Cómo citar este artículo:

Licencia de Creative Commons

Licencia Creative Commons
“La Dama de Azul. Historia de un cuadro y su extraña adquisición” por Sara Pernas García en @BlogMuseo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional.

© Liceus SL 2013

Anuncios
Categorías: Acopio y Formas Adquisición BBCC, Acopio. Mercado Arte, Agenda, Conservacion y Restauración, Historia de los Museos, Museología (Formación), Museología y Museos (Máster), Teoría e Historia Museos | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: